TENDENCIAS 2019 – 2020

Deportes de invierno fueron principal inspiración el pasado enero, el chic de montaña impregna las colecciones femeninas. Al igual que Chanel, que hizo de ello su tema central, con su decorado de estación de esquí y sus maniquíes envueltas en vestidos de punto de jacquard, tobillos y zapatos protegidos con calentadores con forro de efecto peluche. Desde ropa para después de esquiar de nylon (Benetton) o con pelaje grande (Angel Chen, Byblos) a las capuchas forradas (Courrèges), pasando por los zapatos de senderismo con cordones y suelas grandes. Algunos diseñadores han llegado tan lejos como para hacer a sus modelos deslar en botas de esquí, como el chino Jarel Zhang. La chaqueta acolchada está por todas partes de forma monocromática, en versión coral (Dries Van Noten) o metalizada.

tendencias de moda

 

La mujer del próximo invierno no admite compromisos, como lo demuestran los numerosos looks monocromáticos totales. Innumerables siluetas vestidas con prendas en un solo tono con colores clásicos y neutros (blanco, beige, negro), pero también en tonos fuertes y llamativos (Max Mara, Aalto, Akris, Balenciaga, Christian Wijnants, etc). En esta paleta alegre y enérgica, destaca el flúor, especialmente cuando brilla en la oscuridad, como en Marios, Saint Laurent o Marine Serre. Particularmente el amarillo y el verde lima, que darán vida a nuestras prendas el próximo invierno.

iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

Rombos y cuadros

Aunque las colecciones para el próximo invierno todavía están llenas de cuadros y telas escocesas, varios diseñadores han tratado de distinguirse variando los placeres. La idea es mostrar esta forma geométricos en otros patrones, como los rombos con efecto Arlequín, o como pequeños cuadrados en colores contrastantes a modo de tablero de ajedrez. Dos motivos que pasan por un buen número de colecciones.

Desde la capa corta de Caperucita Roja hasta la capa negra larga de bruja, esta pieza que apareció en todas partes en el vestuario femenino de las últimas temporadas, se asienta con fuerza y refuerza el lado retro. La encontramos en todas las longitudes, en todos los materiales, para el día a día o para la noche, con botones o abierta por delante. La capa también se muestra como manto, cubre-hombros, poncho y otros tipos de cobertura.

Con sus faldas de mediana longitud, sus trajes pasados de moda, sus juegos de gemelos y sus cárdigans, así como su pequeño abrigo clásico, la mujer busca gustosamente en el armario de su abuela para renovar su vestuario el próximo invierno. Las apuestas tienen algo burgués un poco desactualizado con el mejor efecto, porque el conjunto se reedita y revisa de forma natural con una buena dosis de frialdad y este lado vintage tan chic. La silueta se complementa con un par de guantes, preferiblemente de cuero, un foulard alrededor de la cabeza anudado al cuello, o uno de estos sombreros retro como el modelo de campana con bordes, visto en Nina Ricci, Valentino o Christian Dior.

En este espíritu dual entre la actitud guerrera y la necesidad de protegerse, la máscara se convierte en el emblema por excelencia de este período crucial afectado por la crisis y la ansiedad por un futuro incierto.

¿Protegerá la máscara de gas tartán de Marine Serre contra la contaminación del planeta? Gucci duda entre la máscara de Anonymous o la máscara del carnaval veneciano con puntas de metal, Manish Arora se inspira en una deidad, Anton Belinskiy vuelve a la infancia con máscaras de animales con formas naïves. En otras casas, el rostro está oculto tras un pasamontañas, un sombrero o una capucha-casco, por no mencionar el foulard, en referencia al hijab.

tendencias de moda

¡Esperamos que os haya gustado!

Si queréis seguir aprendiendo sobre tendencias, diseño de moda o patronaje podéis pasaros por nuestra web y ver los cursos que ofrecemos. Si necesitáis más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Los comentarios están cerrados.
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Pinterest