¡12 uvas y un gran look para acabar el año!

Si eres de las que no menosprecias darle la bienvenida al nuevo año con tu mejor look, entonces esta información te interesa. Escoge tu número preferido y vístelo…

1… acabados los cuartos, ya suena el primer dong de campana. Empiezas sentada, aproximas tu cuerpo al borde del sofá con tu vestido de terciopelo burdeos, tus medias a topos y tus botines a tono, de hecho, ladeas de tu nuevo tu pelo para que siga sin cubrir la espalda, ya que te hace sentir bella llevarla al aire.

2… sin duda, te acercas más el cuenco de las ya diez, pero eso sí, con cuidado ya que no quieres caer en la torpeza de manchar tu mono color oro que tan bien te sienta. El tejido elástico mezclado con raso en los hombros y ese detalle verde botella en la cintura, te sienta de maravilla.

3… miras a tu alrededor para ver qué tal van los demás, si te adelantan o sin embargo eres tú la que llevas la delantera porque te pelaste con antelación las uvas. Yergues tu espalda porque no quieres que la comodidad de tu look de fiesta no luzca como debe, el cuerpo de blonda crudo y tu pantalón baggy ocre te hacen estar realmente a gusto y ponerte las sandalias fucsia fue todo un cierto ya que en casa de Edu hace siempre el mismo calorcito gracias a la chimenea.

Nochevieja

 4… te levantas mientras acabas el bocado, sientes el peso de tu pantalón palazzo rojo, ¡te hacía tanta ilusión estrenarlo! Su tejido tiene una caída que acaricia tus piernas y coronarlo con ese sweater con escote bardot en lana gris y tus stiletto comprados en Roma… sí, probablemente sea uno de tus outfit que guardarás con más cariño.

5… cruzas las piernas, la tensión de la cuenta atrás se apodera de ti. Te reclinas de nuevo en la silla, puede que hubieras hecho bien en ponerte lo que tenías pensado, o quizás fue mejor apostar por tu instinto de última hora, y lucir ese look monocromático en plata. Sabes que este año se lleva el oro pero a ti te da igual, conoces de sobra lo bien que te queda ese color y querías iluminar tu noche con esos elásticos cinco bolsillos y la blazier de lentejuelas.

6…a Cristina le da tiempo a sacar una fotografía, no sé cómo lo hace pero, !siempre inmortaliza cada momento! Saldré favorecida a pesar de estar comiendo. El look de esta nochevieja es sin lugar a dudas uno de mis preferidos: vestido de cuero negro con detalle de plumas a modo de hombreras, puede que sea una tontería pero me hace sentir fuerte y segura.

Nochevieja

7… Me cogen de la mano, es mi sobrino Pablo… lleva toda la noche diciéndome que hoy estoy muy guapa… que le encanta el pelo que llevo. Solo me lo he ondulado. Él está acostumbrado a verme con ropa casual. Y aunque no lo sepa, sé que es el escote halter del vestido de seda azul que llevo, eso más los maxi pendientes de piedras preciosas de mi madre lo que hace que me vea deslumbrante.

8… mi vestido con frunces me permite todo tipo de movimientos. Mientras me como la octava uva pienso en que fue un acierto hacerle caso a mi asesora de imagen y apostar por un LBD camel con drapeado en la cintura y todo el costado. Jamás hubiera pensado que podría ponerme un vestido de ese color. De hecho, me reí mucho al llegar ya que todos me preguntaron si estaba más delgada.

9… comienza la cuenta atrás y mis hijos me desafían con que irá a parar a mí la cuarta mancha de la noche. Menos mal que fui precavida y me puse unos jeans negros desgastados y un cuerpo charol del mismo color, que estaría ya perdido de no ser por esta maravillosa tela de tendencia que no puede ser más práctica. Me siento tan bien con este conjunto… eso sí, no podrían faltar mis botines nuevos de purpurina color rojo con los que empezaré el 2018 chasqueando uno contra otro como Dorita.

Nochevieja

10… me abraza por detrás Carmina. Sabe que ha estado fuera demasiado tiempo pero que a la vez el tiempo no transcurre entre nosotras. ¡fue una idea genial vestirnos conjuntadas! La falda de lentejuelas y la camisa blanca y las maxi botas con tacón de aguja nos hacen sentir extravagantes. ¡cómo cuando éramos más jóvenes pero igual de locas!

11… se me acerca mi marido, siempre entramos en el año cogidos de la mano. Este fue un año precioso más a su lado, y tal y conforme cada año desde que lo conozco, me pongo un vestido largo (este año azul petróleo) y mis sandalias romanas. Para el frío escogí un maxi chaleco nude que da el efecto de pluma de oca. Me siento realmente pletórica.

12… la última uva a la boca y el último suspiro para entrar en el año nuevo. Te diriges hacia tus amigos con la falda de flecos morada y tu sueter malva. Te quieren tanto que hasta te “arrancan” la diadema de satén con perlas blancas. ¡Pero no pasa nada! Comienzan los buenos deseos, el champagne y la música. Menos mal que esta vez con tus botines de tacón cubano a juego con la falda, estás más que preparada. ¡Que comience el baile que estamos más que preparadas!

Paula Vivva, Profesora de Estilismo en Andrespert.

Publicar Etiquetados con, , ,
Los comentarios están cerrados.
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿en qué podemos ayudarte?
Visit Us On FacebookVisit Us On Instagram