Corte y confección. Moda de los 90

GIANNI VERSACE

Versace

Con la desaparición de Versace, asesinado frente a su casa de Miami en julio de 1997, el mundo de la moda perdió un diseñador de extraordinaria creatividad.

La empresa Versace vio la luz en 1978 y durante los años ochenta pasó a engrosar la lista de los grandes del sector a nivel internacional. La particularidad de su estilo radicaba en la libertad con la que el modisto combinaba motivos  y formas de estilos muy distintos entre sí, desde la Antigüedad al futurismo, pasando por el Renacimiento y el barroco. Según el propio Versace “Mi inspiración no es algo adquirido. Me guío más por el instinto y siempre miro hacia delante. El pasado es únicamente un pretexto para experimentar. Para mí, clásico es sinónimo de contemporáneo”.

Por lo demás, la originalidad de su trabajo en corte y confección se manifestaba en el uso de colores exuberantes: en sus colecciones no podían faltar el amarillo, el rojoy el lila en distintas combinaciones. Por si fuera poco, no existía combinación de materiales capaz de intimidar al maestro del neobarroco, cuya divisa era la cabeza dorada de Medusa. Así, la piel, una materia `prima bastante corriente en él, podía dar resultados tan explosivos como inesperados al unirse a la seda, las puntillas o el tejido denim. Versace utilizaba la tela para destacar las formas: al drapearla sobre el cuerpo trataba de poner de manifiesto la vida que palpitaba en él.

Los modelos extravagantes, excesivos en cuanto a color y estampado, convivian con una segunda línea basada en un estilo purista y minimalista, que por ejemplo se manifestaba en sus sencillos trajes de noche negros, elegantes e intemporales. La amalgama de estilos con los que jugaba Versace tenían algo en común: el erotismo intencionado que desprendian sus diseños, tanto en la colección femenina como en la masculina.

La popularidad del modisto (no sólo entre los profesionales en corte y confección) también va ligada a la figura de la top model, símbolo de la mujer de los años 90. Las supermodelos fueron iconos que acaparaban las páginas de los periódicos y revistas gracias a su belleza, su extraordinaria elegancia, y los escandalos que protagonizaban.

Todas ellas (Claudia Schiffer, Christy  Turlington, Linda Evangelista, Cindy Crawford, Naomi Campbell, Carla Bruni y Helena Christensen) son creaciones de Gianni Versace.

Además de porla moda , el italiano se interesaba por el ballet, el teatro y la ópera, como muestran los trajes que confeccionó para Maurice Béjart y Bob Wilson. Su último gran proyecto de moda y arte se presentó n la Biennale de Florencia en 1996.

Tras la muerte de Gianni, su hermana Donatella, hasta entonces su musa, se hizo cargo de la vertiente creativa de la casa Versace, mientras que Santo, el tercer hermano, continuaba como siempre, llevando los negocios de la familia. En efecto, aunque la empresa explote el nombre del gran diseñador que fue Gianni, se trata de un imperio de varias cabezas.

moda de los 90

Publicar Etiquetados con, , ,
Los comentarios están cerrados.
Visit Us On FacebookVisit Us On Instagram