Un clásico masculino: la camisa

“ No se debe Mostrar la verdad desnuda, sino en camisa” Francisco de Quevedo y Villegas (1580-1645)

La camisa, durante mucho tiempo, ha sido una prenda interior y por tanto, de confección sencilla, realizada con telas sin teñir. A día de hoy, una buena camisa, con cuello firme, bajo el que se anuda la corbata, y mangas impolutas asomando un par de centímetros bajo la chaqueta dejando ver sutilmente los gemelos, es una prenda clave en el guardarropa masculino. La camisa adquirió importancia, por primera vez, en el Renacimiento decorandola con bordados, cintas, puños, etc. Pero la camisa abotonada como la de hoy nació en la Inglaterra del 1870, fue aquí cuando la mujer incluyó la camisa en su atuendo habitual. El blanco era un signo de distinción que diferenciaba a los nobles de los trabajadores, las rallas y los colores permitía esconder las manchas. En el siglo XIX, una camisa de colores como el azul celeste era impensable y en 1920 se convirtió en un básico. Una opción intermedia eran las camisas Winchester de puños y cuello blanco y el cuerpo de color, cuadros o rayas, que nació en los tiempos en los que los cuellos eran una pieza separada de la propia camisa para facilitar su lavado. No hay camisa comparable a aquella hecha a medida, ya que se adaptará a la anotomía del cuerpo. Los artesanos camiseros toman un mínimo de 10 medidas de distintas partes del cuerpo para asegurar el corte perfecto y adaptarlo. La parte trasera de la camisa suele ser de mayor longitud que la frontal, para dar mayor flexibilidad de movimientos. El largo de las mangas no debe bajar más de la muñeca y debe permitir que los puños sobresalgan poco más de un centímetro debajo la chaqueta. Todo esto y más puedes aprender en el curso de patronaje para hombre. Ahora aprenderás los diferentes tipos de Fit y para que cuerpo sienta mejor.

1 Regular Fit. Camisa de corte recto o Straight Fit, son quizás las más cómodas, la sisa es amplia y el ancho de la manga estándar. Cubre el cuerpo sin ceñirlo. Que esperar de ella: es la típica camisa con la que siempre vas bien, estándar para todos los cuerpos. No destacarán demasiado pero si te queda bien de hombros el resto entrará, no te preocupes.

camisa

2 Tailored Fit. Es una camisa que se estrecha ligeramente a comparación a la anterior. Se adapta ligeramente al torso, no iras marcando. Imita el corte de una camisa hecha a medida por un sastre (tailor) bien encajada pero sin apretar. Que esperar de ella: La sisa y la manga es la básica, por lo que conserva la comodidad y la libertad de movimiento.La diferencia es que se estrecha en el tronco para realzar la silueta masculina, conseguirás disimular la barriguita, marca bien la línea de los hombros y aporta volumen justo en la zona de la cadera para desdibujar la descompensación respecto a la parte superior.

Camisa

3 Custom Fit. Aquí la camisa se sigue estrechando, todo se reduce, sisa ancho de manga, contorno de pecho y tronco pero con el mismo largo con el fin de resaltar la figura masculina. Que esperar de ella: Altos y delgados con esta camisa estaréis perfectos. Consigue que visualmente se enfatizen los hombros con respecto a la cintura. Da un aspecto más corpulento. Lo más importante es que aunque el bajo es más recogido que el de un tailored o un regular, no les quedarán cortas ni de mangas ni de largo.

camisa

4 Slim Fit. Pecho más estrecho y el tronco se acorta. Además la sisa y el ancho de mangas seguirán siendo ceñidos. La principal diferencia con la anterior es que si te pones una camisa custom fit, la coges justo por debajo del pecho y tiras de ella hacia arriba ( sitúas la parte del abdomen en el pecho), obtienes un slim fit. Que esperar de ella: Parecerás mucho más fornido, se pega mucho más al cuerpo, más recomendada para personas con el abdomen más plano. Personas altas fijarse en el largo de la camisa. No queremos que parezca que ha encogido.

camisa

5 Super Slim Fit. Todo lo anterior pero más extremo. Que esperar de ella: La fiel amiga para la gente menuda, encaja en los hombros y recorre el cuerpo pegado como una segunda piel. Visualmente, los hombros se multiplican por 10 y las caderas se estrechan, parecerá que llevas meses yendo al gimnasio. Todos estos Fits de camisas, mangas, cuellos, puños, cruces, canesús puedes aprender con nuestros cursos de patronaje de hombre, confección y asesoría de imagen. Estar atentos al blog que pronto hablaremos de otros detalles de la camisa de hombre.

Camisa

Los comentarios están cerrados.
Visit Us On FacebookVisit Us On Instagram